Coaching — 04 Septiembre 2012

Como establecer objetivos para llegar al éxito…

En otro post expliqué “las 6 claves para cambiar tu vida“. Estas claves son un tesoro para conseguir todo aquello que deseas y anhelas. Puede ser un cambio de trabajo, abrir un negocio, encontrar pareja, perder peso… Bueno, cualquier cambio que desees en tu vida. Las opciones son infinitas.

Por eso he pensado que estaría bien explicar cómo se deben establecer los objetivos. Así me aseguro que todos los que se decidan a cambiar sus vidas van a tener el éxito asegurado 😀

El proceso es sencillo, pero si no haces bien el primer paso del proceso “marcar los objetivos” no va a funcionar.

Primer Paso:


A la mayoría de nosotros nos resulta más fácil saber que es lo que NO queremos, que saber que es lo que queremos. Debes ENFOCAR EL OBJETIVO. Al enfocar, lo que haces es saber en que punto estás y hacia dónde quieres ir. Para averiguar que es lo que quieres y enfocarte, te puede ser de utilidad responder estas preguntas:

¿Cual es tu situación actual?
¿Qué es lo que ya no quieres en tu vida?
¿Qué situación deseas en tu vida?
¿Qué quieres cambiar o modificar?

 

Segundo Paso:

Lo segundo que debes hacer es una LISTA CON TUS OBJETIVOS. Quizás te estrese un poco. Indica todo aquello que deseas conseguir para cambiar tu vida, o una parte de tu vida  😉 (Relaciones, trabajo, salud, autoimagen, etc…)

¿Ya está? ¿Tienes la lista? A ver… bueno, si sólo hay un objetivo puedes pasar directamente al tercer paso. Si has puesto más de uno y estás empezando a hiperventilar, a pensar que no lo vas a conseguir y a desesperarte. Tranquilo/a!! Respira hondo… ¿Estás más tranquilo/a? Pues seguimos…. Analiza todos los objetivos. ¿Identíficas cuales son más importantes? Clasifica los objetivos que has puesto de mayor a menor importancia. Ya se, ya sé… todos son importantes para ti, pero si te hiciera elegir y quedarte sólo con uno ¿con cual te quedarías? (No vale decir, no lo sé). El que elijas es el más importante. De los que no has elegido, ¿con cual te quedarías? Pues ese es el segundo en la lista. Ve haciendo el mismo proceso hasta que los tengas todos clasificados de mayor a menor importancia.

El objetivo u objetivos que hayas elegido son tu punto de llegada, lo que quieres conseguir, el cambio que quieres ver. Naturalmente no vas a poder hacer el cambio de un día para otro. El cambio requiere un proceso. Ahora se trata que traces una ruta que te haga llegar del punto A (donde estás ahora) hasta el punto B (dónde quieres estar). Tu sabes que para conseguir ese cambio debes pasar a la acción. Y para pasar a la acción necesitas saber qué hacer y cuando hacerlo. Esta parte quizás te resulte  un poco más complicada que la primera, la de marcar los objetivos. Cuanto más alejado estés del punto B, más complicado o imposible te va a parecer conseguirlo. Pero debes saber una cosa:

No hay objetivos Imposibles. El “Im” lo tienes en tu mente. Lo que piensas es tu única limitación. Como decía Walt Disney “If you can dream it, you can do it” Si lo puedes soñar, lo puedes hacer

 

Tercer Paso:

Para CONVERTIR EL OBJETIVO “imposible” en “posible” sólo debes poner  plazos realistas y desgranar el gran objetivo en objetivos más pequeños. Pequeños objetivos que a tu mente le parezcan alcanzables. Todos ellos unidos te van a llevar hasta tu gran sueño. Si el trayecto es muy largo no puedes actuar como un tren express, sino como un tren regional. El regional va haciendo paradas en todas las estaciones sin embargo llega, igual que el tren express, hasta la estación final.  ¿Cuál es la diferencia? Que el regional va a tardar más tiempo (plazos realistas) pero al ir sumando estaciones (pequeños objetivos) llegará al destino final (gran objetivo).

Una vez tengas claro que es lo que no quieres en tu vida, y como consecuencia, una vez tengas claro el cambio que quieres, es esencial que descubras  lo que te está impidiendo (o puede impedirte) conseguir el objetivo. Te puede ayudar responder estas preguntas:

¿Que costumbre o creencias hacen que estés en tu situación actual?
¿Que frenos o dificultades ves para alcanzar tu objetivo?
¿Que excusas pones para no cambiar tu situación actual?

Si ya has detectado los autosabotajes que te haces para no cambiar, responde a las siguientes preguntas para saber qué apoyos y cambios de pensamiento y actitud deben darse en ti para lograr el objetivo.

¿Que apoyos necesitas para conseguir tus objetivos (personas, grupos, cosas, cursos, tengible, intangible)?
¿Con qué habilidades personales y profesionales cuentas?
¿Cómo deben cambiar tus pensamientos para lograr el objetivo (que debes pensar)?
¿Que costumbres o creencias debes cambiar?

 

Cuarto Paso:

Ya tienes tus objetivos. Los objetivos suelen ser muy genéricos. Para trazar un plan que te lleve hasta allí, debes CONCRETAR los objetivos. Es lo mismo que si utilizas un GPS. Si sólo indicas el País, el GPS te llevará hasta la frontera. En cambio, si defines la ciudad, el nombre de la calle y el número dónde quieres llegar, el GPS te llevará hasta la misma puerta. ¿Quieres que tu plan te lleve hasta la frontera o a la mismísima puerta del éxito?
Para concretar, el objetivo debe ser específico, medible, ambicioso, realista. Cuando hablo de objetivo realista, me refiero a que debes poner cosas que creas posibles. Recuerda que la suma de pequeños objetivos posibles consiguen llegar hasta el objetivo (im)posible.

Quinto Paso:

Cuando hayas concretado cada uno de los objetivos, debes ponerte un PLAZO DE TIEMPO para cumplirlos. ¡¡Esto es imprescindible!!
Como habrás concretado los objetivos y los habrás desmenuzado en el paso cuatro, sabrás perfectamente qué acciones realizar. Evidentemente no vas a poder realizar todas las acciones de golpe. Es más, te aconsejo que no lo hagas, ya que puedes “quemarte” y abandonar antes de llegar a la meta. Si es necesario, introduce pequeños cambios en tu vida, de forma que sin darte cuenta, el cambio sea el que deseas. Los que se dedican a la halterofilia no empiezan con pesas de 100Kg. No las podrían levantar o abandonarían al segundo día. Empiezan con un peso ligero y poco a poco van aumentando. Hasta que un día, sin darse cuenta, !!están levantando 100Kg!!
Con los objetivos sucede mo mismo. Márcate plazos de 3 en 3 meses. Crea una tabla y escribe tus objetivos en la parte superior. En la parte lateral izquierda anota los plazos (3, 6 , 9, 12 meses). Y en las casillas ve anotando las acciones que vas a realizar en ese tiempo para ir acercándote al objetivo.
Por ejemplo, yo me había apuntado a un curso a distancia. Debía entregar unos ejercicios en un plazo máximo de 12 meses. Con el día a día se me hacía cuesta arriba sentarme delante del ordenador y acabar los ejercicios. El tiempo iba pasando y al final sólo me quedaban 2 meses para entregar los ejercicios y todavía me quedaba el 80% del temario por responder. Si no los terminaba, no me daban el diploma y todo el dinero invertido no iba a servir para nada. ¿Cual crees que fue el objetivo que me puse? Pues “Acabar los ejercicios del curso a distancia en el plazo de 2 meses”. En este caso el plazo de mi objetivo era corto, pero eso no importa, cada objetivo requiere su tiempo. No hay nada fijo. Mi plan de acción fue “responder cada día una pregunta del temario”. Una sola pregunta solo requería 15 minutos (20 como mucho) de mi tiempo al día. En menos del plazo que establecí terminé el curso (con muy buena nota, por cierto). Sabes lo que pensé una vez terminado ¿Como no se me había ocurrido antes hacer una cosa así? Llevaba muchos meses con el “run run” en mi cabeza de “debes acabar el curso” y nunca encontraba el momento. Me agobiaba mucho. Pero después de poner el objetivo y hacer el plan de acción, fue coser y cantar.
El ejemplo que te he puesto es un objetivo relativamente fácil de conseguir, pero ilustra claramente como algo que puede parecerte complicado, difícil o aburrido, puedes  cambiarlo casi sin darte cuenta si estableces un buen objetivo seguido de un plan de acción.

Ejemplo de tabla para el plan de acción (objetivos/acciones para conseguir los objetivos)

 

Creo que ahora ya estás listo para cambiar realmente tu vida. Si no lo consigues es porqué te estás limitando, poniendo excusas o no pasas a la acción. Recuerda que los límites sólo los pones tú. Como dice el refrán “querer es poder”, y yo siempre me fío de la sabiduría popular.

 

  • Si te ha gustado el post compártelo. Puede ser útil para otras personas.
  • Me encanta que me des tu opinión. Ya sabes que más abajo puedes dejar tu testimonio. ¡¡Estaré muy contenta si lo haces!!

 

Pinterest

Share

Quién escribe

Escritora, blogger profesional, experta en marketing online y e-emprendedora. Me encanta escribir y leer (no necesariamente en ese orden) y no puedo vivir lejos del mar, por eso vivo en un bonito pueblo de la costa mediterranea. Trabajo en la red desde hace casi una década, y he decidido compartir mi experiencia con tod@s vostr@s. Espero que te guste mi blog ;)

(0) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *